top of page

Conversaciones sobre sexualidad con los adolescentes: ¿Cómo abordar el tema con naturalidad?



Amor y sexualidad en la adolescencia

La idea de tener que hablar con tus hijxs sobre la sexualidad o relaciones sexuales, puede parecer abrumadora. Sin embargo, es una conversación importante que no deberías evitar. Abordar estos temas de forma directa y sin tabúes, generando un ambiente de confianza, les ayudará para que aprendan a reconocer los cambios en su cuerpo y nuevas sensaciones asociadas a la sexualidad. Esto también les ayudará a tomar mejores decisiones sobre su cuerpo. 


Antes de entablar la conversación sobre relaciones sexuales en la adolescencia, es importante que recuerdes algunos aspectos sobre las etapas de la sexualidad y los riesgos de estar mal informadxs para el momento en que lxs adolescentes empiecen a tener una vida sexual activa.  


La comunicación asertiva es clave. Tener las herramientas y la actitud adecuada les facilita a los padres brindar mejores consejos de vida para que sus hijxs lleven una sexualidad responsable. 


Aunque no hay una edad ideal para empezar a hablar sobre sexualidad con ellxs, lo importante es hacerlo antes de que surjan situaciones difíciles. Acompáñalxs en este proceso, desde pequeñxs, pues brindar una educación sexual comprensiva y compasiva les ayudará a tomar decisiones informadas, responsables y sin presión.


Un apoyo adicional para abordar los temas de sexualidad y relaciones sexuales con adolescentes, es con profesionales de la salud o especialistas en pediatría, ginecología o psicología. 


Entender estos temas por medio de un médico durante un control de rutina, puede ser aún más fácil y didáctico, ya que es un espacio adecuado para tener más información asociada a métodos anticonceptivos, posibles enfermedades de transmisión sexual y cómo llevar una sexualidad responsable.


¿Qué es la sexualidad en la adolescencia?

La sexualidad en la adolescencia es una etapa natural y llena de cambios que van más allá de tener simplemente relaciones sexuales. Es una etapa de aproximadamente seis a siete años de descubrimiento personal, donde los seres humanos exploran su identidad, sus sentimientos y su cuerpo.


La sexualidad en la adolescencia implica aspectos físicos, emocionales y sociales.  Seguramente, ahora que estás en una edad más adulta o tienes hijxs, se te olvidaron aquellos cambios que viviste cuando eras joven y tenías entre 12 a 18 años. En esas edades de pubertad y adolescencia, salen a flote aspectos como las relaciones sexuales, la identidad y roles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción.

Además, la sexualidad se experimenta y se expresa a través de pensamientos, deseos, creencias, actitudes y comportamientos personales o en sociedad. 


Desde un abordaje médico, los profesionales de la salud en el área de pediatría indican que, las decisiones que están asociadas al desarrollo sexual adolescente, tienen a menudo importantes implicancias para la salud y la educación, así como para las relaciones actuales y futuras.


¿Cuándo empieza la sexualidad en la adolescencia?

Según datos recopilados por la Unicef, en América Latina y el Caribe, la mayoría de adolescentes comienzan su vida sexual entre los 12 y 18 años, con una edad promedio alrededor de 15 años. Además, investigaciones realizadas por el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) han señalado que, en México, la edad promedio de inicio ha descendido a los 14 años, con casos reportados de inicio de actividad sexual y embarazo adolescente desde los 12 años.


Por su parte, la ONG internacional Humanium, indica que la edad media en la que ocurre la primera relación sexual varía según el país y el contexto social. Sin embargo, el 11% de las niñas y niños (de países en desarrollo) y el 22% de las niñas (en América Latina y el Caribe) de entre 15 y 19 años, tienen su primer encuentro sexual antes de los 15 años.


Etapas de la sexualidad en adolescentes

Riesgos de la sexualidad en la adolescencia

La sexualidad en la adolescencia pasa por diferentes etapas. Desde la curiosidad inicial, hasta el desarrollo de relaciones más íntimas y maduras, lxs adolescentes experimentan cambios físicos, emocionales y sociales que influyen en su percepción de la sexualidad. Las etapas de la sexualidad van de acuerdo con la edad y son definidas de la siguiente manera:


  • Pre-pubertad o pre-adolescencia, de los 10 a 12 años:  Los niños y niñas experimentan una serie de cambios físicos y hormonales significativos. Aparece el vello púbico y axilar, se desarrolla el pecho en las niñas y se produce un cambio en la voz en los niños.  Es probable que, durante esta etapa, el preadolescente desarrolle una actitud negativa hacia la sexualidad si se encuentra con evasivas por parte de los adultos al hablar sobre las partes del cuerpo relacionadas con el sexo, si se describen con eufemismos o si se rechaza cualquier manifestación espontánea de conductas sexuales como la erección. 

  • Pubertad adolescencia temprana, de los 12 a 14 años: En esta edad se producen cambios significativos en el cuerpo. En las niñas, comienza la menstruación y en los niños se experimenta la eyaculación. Además de estos cambios físicos, se observa un desarrollo acelerado del cuerpo y también comienzan a surgir las primeras atracciones y la curiosidad por el sexo. En esta etapa inicial de la adolescencia, es común que los jóvenes experimenten la masturbación y las fantasías sexuales, siendo más frecuente en los hombres que en las mujeres, y suele estar motivada por la curiosidad y el deseo de experimentar un placer intenso. Con el tiempo, la masturbación puede percibirse como una forma de liberar ansiedad o tensiones. 

  • Pubertad o adolescencia media, de los 14 a los 16 años: Se completa el desarrollo físico de los adolescentes y es común que se produzcan los primeros contactos físicos, como intercambios de besos y caricias, como una forma de exploración y aventura.

  • Pubertad o adolescencia tardía, abarca entre los 16 y los 18 años: En esta etapa ya se alcanza la madurez sexual y los adolescentes experimentan una mayor madurez física y emocional, lo que les permite desarrollar relaciones más estables y explorar su identidad sexual de manera más profunda. En estas edades es más probable que lxs adolescentes inicien relaciones sexuales que incluyan el coito.

¿Por qué es importante ofrecer una buena educación sexual?

Es probable que, en la escuela, durante las clases de biología o ciencias de la salud, los adolescentes reciban charlas sobre la sexualidad. Sin embargo, la idea que los jóvenes tienen del sexo proviene de sus propios compañeros, de los medios de comunicación y, hoy en día, del excesivo contenido que hay en redes sociales. 


Es por eso, que la buena educación sexual, es una tarea que recae en los padres y si no se aborda con las vías de comunicación, la información y términos adecuados, lxs adolescentes pueden optar por acceder a informaciones confusas y perjudiciales. 


Hablar de sexualidad responsable en la adolescencia, no significa darles permiso a tus hijxs para tener relaciones sexuales. Por el contrario, una buena educación sexual les permite:


  • Saber decir NO y tomar decisiones informadas, responsables y saludables sobre su cuerpo y sexualidad

  • Prevenir embarazos no deseados y/o evitar abortos mal practicados

  • Evitar las enfermedades o infecciones de transmisión sexual (ETS e ITS)

  • Desarrollar relaciones sociales sanas y basadas en el respeto

  • Tener una autoestima positiva y una imagen corporal saludable. Esto está directamente relacionado con mantener relaciones sexuales exclusivas que favorece la confianza y el respeto mutuo

  • Promover una actitud de amor propio y estabilidad emocional con sus relaciones de pareja.


Consejos para acercarse a los adolescentes

El amor y la sexualidad en la adolescencia están estrechamente relacionados en la medida en que son sentimientos y acciones que se exploran con una intensidad mayor, debido a la novedad misma de todas las sensaciones que van explorando lxs jóvenes.  El amor y respeto de los padres son fundamentales para que te puedas acercar a tus hijxs a hablar sobre sexualidad.


Algunos padres adoptan una actitud demasiado rígida al hablar sobre sexo con sus hijxs. Se centran, sobre todo, en tildar de negativas o peligrosas las relaciones y juzgan y critican a otros jóvenes que deciden mantenerlas. Algunos consejos para abordar este tema de manera abierta y respetuosa son:


  • Crea un ambiente de confianza y comunicación abierta donde puedan hacer preguntas y buscar orientación

  • Utiliza un lenguaje claro y apropiado para su edad al hablar sobre temas sexuales

  • Responde a sus preguntas con honestidad y sin juzgar. La escucha activa les permitirá expresar sus pensamientos, preguntas y preocupaciones

  • Respeta sus decisiones y sentimientos. Comparte tu propia experiencia, pero no presiones a tu hijx a seguir tus pasos

  • Demuestra una actitud positiva hacia la sexualidad y las relaciones saludables

  • Usa situaciones cotidianas, como películas o noticias, como punto de partida para iniciar la conversación.


Riesgos de la sexualidad en la adolescencia

En la era digital en la que vivimos, donde internet y las redes sociales están en todas partes, es natural que te preocupes por cómo tus hijos utilizan estas plataformas. Aunque son herramientas útiles para aprender y socializar, también pueden exponer a lxs adolescentes a riesgos como el acoso cibernético, la presión social y el acceso a contenido desmedido, explícito e inapropiado para conocer sobre temas de sexualidad.


Es crucial estar al tanto de los contenidos que tus hijos miran en internet y en las redes sociales, pues estas fuentes de información pueden impactar en llevar una sexualidad responsable en la adolescencia o bien, avivar los riesgos asociados con la actividad sexual sin protección.


Además de los riesgos asociados a la mala información, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que, los problemas relacionados con la salud sexual son de amplio alcance y abarcan la orientación sexual y la identidad de género, la expresión sexual, las relaciones y el placer. 


También se incluyen riesgos de la sexualidad en la adolescencia como, por ejemplo: las infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados, disfunción sexual, violencia sexual y otras prácticas nocivas.


En cuanto a los espacios de convivencia entre jóvenes de la misma edad u otros entornos sociales, otros riesgos de la sexualidad en la adolescencia están relacionados con el consumo de alcohol y sustancias ilícitas. Debes orientar a tus hijxs para que sepan decir NO en caso de sentirse forzados a tener relaciones sexuales.


Finalmente, la violencia en las parejas se da con mucha más frecuencia de la que piensan muchos adolescentes o adultos. Datos de Mayo Clinic indican que, aproximadamente, uno de cada doce adolescentes afirma haber sufrido violencia física o sexual en pareja. Por eso, es importante conocer los hechos y saber expresarlos entre padres e hijos.


Ejemplos de sexualidad responsable

Tanto para adolescentes y adultos, llevar una sexualidad responsable implica tomar decisiones informadas y respetuosas sobre la actividad sexual. Algunos ejemplos de comportamientos responsables en la adolescencia son:


  1. Practicar sexo seguro utilizando métodos anticonceptivos y protección contra enfermedades de transmisión sexual.

  2. Respetar los deseos y límites personales y los de los demás en las relaciones sexuales.

  3. Comunicarse abierta y honestamente con la pareja sobre deseos, necesidades y preocupaciones durante las manifestaciones sexuales.

  4. Promover el amor propio y respeto por el cuerpo de la pareja.

  5. Buscar ayuda y orientación profesional si surge algún problema relacionado con la sexualidad.


Referencias bibliográficas








Comments


bottom of page