top of page

Explorando la depresión: Desde la perspectiva de género


Explorando la depresion

Hoy nos sumergimos en el mundo de la salud mental y la depresión. En la actualidad estamos todxs conectadxs por este desafío, influenciado por cambios culturales, la pandemia, la economía, una revolución ideológica y más. Experimentando todxs la vida de manera única. Y aquí viene la pregunta importante para saber cómo atacar esta problemática con mayor eficacia: ¿las diferencias de género están relacionadas o juegan un papel en la depresión?

Resolver esta duda es importante ya que nos ayuda a que las y los psicólogos en línea de Zana a desarrollar estrategias para crear un espacio seguro de tratamiento para todxs. Del mismo modo, invita a lxs que padecen esta afección a cuestionarse sus pensamientos e ideologías, ya que muchos autores afirman que en este tipo de ideas negativas sobre uno mísmo y el mundo está el orígen de lo que se puede conocer como un Trastorno de Depresión Mayor.

 

¿Necesitas ayuda? Estamos aquí para ti. Utiliza este botón para solicitar una consulta psicológica:




 

Hablemos de género: ¿Qué es y por qué es importante para la salud mental?

Antes de adentrarnos en este viaje para descubrir ¿cómo afecta a la depresión las desigualdades de género? y aprender cómo enfrentarlo juntxs, es importante saber que es el género, pues es muy común confundir este concepto con otros relacionados a la sexualidad humana como el sexo y la orientación sexual. Sin embargo el género hace referencias a estereotipos sociales y comportamientos asignados a una persona de acuerdo a su sexo biológico, sin embargo en la actualidad estos estereotipos se rompen cada vez más permitiendo a la persona explorar comportamientos más adecuados de acuerdo a su bienestar y no a las normas sociales que, en cuanto a sexualidad humana, parecen volverse obsoletas hoy en día.


Se vuelve importante por que son estos mismos estereotipos los que dan indicio a una problemática mayor, sobre todo cuando no se tiene consciencia de que el género es algo que debe estar en constante cambio de acuerdo a las situaciones sociales.


La idea de la mujer “débil o emocionalmente inestable” por ciertas características biológicas es tan errada como la idea de que el hombre debe mostrarse siempre fuerte aún cuando hay momentos en los que no puede estar así. Estas creencias de género han contribuido al desarrollo de ciertas enfermedades mentales, entre ellas la depresión, y han evitado que las personas accedan a su derecho a la salud.


Por eso las y los profesionales de la salud mental deben de optar por prácticas libres de estereotipos, que permitan ayudar a sus consultantes y que no contribuyan más con el problema. En el campo de la psicología, la psicología cognitivo-conductual ha sido pionera en trabajar estereotipos de género, creando modelos de atención que atiendan a todxs desde perspectivas igualitarias y que se centren en disminuir la presencia de ciertos síntomas.



Enfrentando realidades: En términos de salud mental, ¿somos iguales?

Aun que diversos estudios realizados en salud mental indican que en comparación a los hombres, las mujeres experimentan mayor rechazo, discriminación y violencia lo cual aumenta la exposición a eventos estresores y con ello la acumulación del trauma, a depresión no hace excepciones, todxs pueden generar depresión por diversos factores.


Por ejemplo, los hombres están expuestos a un enemigo silencioso y muchas veces invisible, ya que poseen una menor capacidad de expresión y una mayor regulación de las emociones. Esto debido a los estereotipos de género existentes en nuestra sociedad y las presiones tradicionales para ser "fuerte" y “no ser emocional”, esto ha pesado sobre los hombres y les priva de la capacidad de experimentar estados de ánimo más sanos y con ello hay un aumento en la probabilidad de caer en problemas de índole mental, uno de los más comunes: la depresión. Por otro lado, los hombres con depresión se verán afectados por la escasa educación emocional, las masculinidades hegemónicas y la alienación de el círculo íntimo en cuanto a lo familiar.


En el caso de las mujeres, experimentan episodios depresivos relacionados a cuestiones como el parto, el embarazo, la falta de oportunidades, la dificultad para el logro de metas y las expectativas que tiene la sociedad de que una mujer debe "ser perfecta". Estos puntos y presiones pueden contribuir a la depresión.


Ante esto, se podría decir que la afección por depresión va a depender mucho de nuestro contexto socio-cultural, no podemos decir, entonces, que la depresión ataca más a unxs que a otrxs, sino más bien replantearnos los estereotipos de género existentes que contribuyen a la aparición del trastorno depresivo.


Impacto de la salud mental: ¿Qué dicen las estadísticas?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública, en México, entre 2001 y 2022, 9.2% de la población tuvo un trastorno depresivo en la vida y 4.8% en los doce meses previos, según la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica (ENEP). Otro estudio realizado en 2002-2003, mostró una prevalencia de depresión de 4.5% (5.8% en mujeres y 2.5% en hombres). Sin embargo, esto es solo el indicio de un fenómeno que escala mucho más allá, ya que la depresión mayor (un trastorno reconocido en diversos manuales de psicología) puede transformarse en una enfermedad incapacitante y estar acompañada del suicidio (en sus diversas modalidades: ideación, intento y suicidio consumado), esto si no se le da la atención necesaria.


Y aquí te va un dato interesante, en México, solo dos de cada 10 personas que tienen un problema de salud mental buscan atención especializada es decir terapia psicológica y lo hacen en un lapso de entre cuatro y 12 años después de manifestar síntomas. La mayor parte de estas personas son mujeres, que buscan la ayuda para ellas mismas o para miembros de la familia, los hombres difícilmente acceden a servicios de salud mental por el estigma que hay al respecto y los prejuicios existentes en nuestra sociedad patriarcal, donde el hombre es “la cabeza familiar”.



¿Listx para cuidar tu salud mental? ¡En Zana estás en buenas manos!

Reconocer cómo las desigualdades de género influyen en la depresión es un gran paso, pues al entender cómo las desigualdades de género afectan a la depresión, puedes reflexionar sobre tus creencias. ¿Cómo te impactan las expectativas sociales? ¿Cómo puedes liberarte de presiones innecesarias?


En Zana, sabemos que al aumentar la conciencia y brindar apoyo, construimos un espacio comprensivo y seguro para todxs. La clave está en unir fuerzas para abordar la depresión desde una perspectiva de género, construyendo un futuro más saludable y equitativo.


Recuerda que la salud mental es un tesoro que merece cuidado y atención. Si te has sentido identificadx con las reflexiones que hemos compartido aquí, te invitamos a dar el siguiente paso hacia el bienestar. En Zana, entendemos la importancia de abordar la depresión desde una perspectiva de género, brindándote el apoyo y la orientación que necesitas.


Nuestro equipo de profesionales en salud mental está listo para escucharte y brindarte ayuda psicológica para enfrentar cualquier desafío que puedas estar experimentando. A través de terapia online, puedes acceder a sesiones con expertxs en un ambiente seguro y confidencial, todo desde la comodidad de tu hogar.


 

¿Necesitas ayuda? Estamos aquí para ti. Utiliza este botón para solicitar una consulta psicológica:




 

Referencias bibliográficas:


Comments


bottom of page