top of page

Infecciones urinarias: La importancia de distinguir una infección urinaria de una infección vaginal



Se estima que entre 40 y 50% de las mujeres presenta infección de vías urinarias en algún momento de su vida y de éstas, 11% tendrá al menos una infección por año.

 

Las infecciones urinarias se encuentran dentro de los motivos de consulta más comunes. Estas afectan principalmente a las mujeres jóvenes debido a la anatomía del tracto urinario y frecuentemente son causadas por una bacteria llamada Escherichia coli. En cambio el grupo de edad que más afecta a los hombres suele ser por arriba de los 50 años de edad, y más comúnmente está asociado a una obstrucción mecánica (crecimiento de la próstata) que impide el paso de la orina favoreciendo la infección.


Por el otro lado, las infecciones vaginales afectan principalmente a mujeres en edad reproductiva y son causadas cuando un desequilibrio en el pH propicia que bacterias u hongos se alojen en la vagina, en la vulva y/o en los genitales externos.


Aunque afectan órganos diferentes, en mujeres, las infecciones urinarias y vaginales pueden tener algunos síntomas en común que dificultan su diagnóstico:

​Padecimiento

Síntomas

Complicaciones

Infección de vías urinarias

Dolor o ardor al orinar, orinar muchas veces al día, sentir la necesidad de orinar aunque la vejiga esté vacía, sangre al orinar, presión o cólico en las ingles, parte inferior del abdomen o parte lumbar, dolor de cuerpo, fiebre, en algunos casos se puede acompañar con vómito o diarrea.

Infección renal (pielonefritis) complicación potencialmente mortal de una infección (Septicemia)

Infecciones vaginales

Picazón, ardor o irritación en zona genital y enrojecimiento, secreción vaginal que puede tener diferentes coloraciones como blanca grisácea, amarillenta o verdosa, con mal olor.

Enfermedad inflamatoria pélvica.

Abscesos tubo-ováricos.

Infertilidad femenina.

Es importante reconocer los síntomas de ambas enfermedades y tratarlas de inmediato, ambas pueden tener complicaciones importantes a la salud. Las infecciones urinarias mal tratadas y de repetición pueden afectar al grado de comprometer los riñones si la infección asciende, en cambio las infecciones vaginales de repetición pueden provocar enfermedad inflamatoria pélvica, abscesos tubo-ováricos lo que puede condicionar incluso infertilidad en la mujer.


En el caso de toda mujer embarazada es de suma importancia buscar estas dos afecciones ya que ambas pueden producir al producto una alteración, pueden aumentar el riesgo a un parto prematuro, bajo peso al nacer, por lo que si te encuentras embarazada y presentas estos síntomas antes mencionados lo mejor es que lo comentes con tu médico.



Si presentas cualquiera de estos síntomas o sospechas de cualquiera de estos dos padecimientos solicita de inmediato asesoría de un profesional de la salud para determinar el tratamiento adecuado y evitar complicaciones. Este es un padecimiento que puede ser evaluado por un(a) doctor(a) en línea.


 


Fuentes:






Comentarios


Los comentarios se han desactivado.
bottom of page